Todo acerca de challas en meiggs

Si correctamente este tipo de tabique no requiere de mantenimiento, es conveniente resaltar que no deben golpearse, oportuno a que su recubrimiento es de planchas de yeso/cartón. Por su constitución es imprescindible protegerlo de la humedad Recomendaciones. Los tabiques se pueden perforar para fijar algún cuadro o dato que no supere los 500 gramos, utilizando para ello un tarugo plástico (tarugo tipo paloma) peculiar para uso en planchas de yeso/cartón. Se debe evitar la humedad en las divisiones interiores, ya que las planchas de yeso/cartón perderán su resistencia deteriorando la terminación superficial.

87 das del teatro 207. La queja estribaba en que las entradas eran excesivamente caras, muy por sobre los valores fijados por la Subsecretaría de Patrimonio, Fomento y Reconstrucción el año 1963, y porque no se condecía lo que se cobraba con aquello que indicaban las boletas entregadas al sabido. En el Teatro Serrano, al que Massoud pasó a atraer Cine- Teatro, el Buscando la Mejor Voz prosiguió y despegó a límites insospechados. Para Sagredo aquello fue: Una manía y eso que el teatro ya había perdido la fisonomía antigua, a esa consideración estaba quedando la pura platea, pero se llenaba cada domingo. Comenzábamos a las 10 de la mañana y terminábamos a las 2. Cuadro un desfile de gente, venían de la costa, de El Quisco, de Llo Lleo, Algarrobo, Talagante, Bancal una cosa muy hermosa, todos competían, había buenos premios, el comercio colaboraba, y don José con el cobro de la entrada aún les financiaba regalos. A mi me daban un billete, Bancal cortito, pero me servia. La función del líder de Las Guitarras Viajeras era ejercer de almohadilla musical a los concursantes. Yo acompañaba, llegaba una niña y me decía que cantaba los temas de Cielo Benavides y yo como más o menos me los conocía, los ensayábamos y subíamos al decorado, cara de palo. Conseguimos buenos artistas, salieron muy buenas voces. Algunas de ellas fueron las de los grupos Quelentaro y Los Hermanos Bustos. Los primeros de raíces folklóricas, pero revolucionarios en contenido y en forma; y los segundos de sones rancheros y corridos mexicanos, lograron figuración Doméstico desde el propio Teatro Serrano.

68 La primera destino del radioteatro en hacerse presente en la ciudad de los cuatro diablos fue Luchita Botto. Estandarte del apartado en Valparaíso, extendió luego su trabajo a Santiago y de ahí al resto del país. En función de peculiar y Confusión del 13 de octubre de 1946, presentó El infinito perdón, original de Arturo Moya Grau 179, otra figura del radioteatro y que asimismo era su cónyuge. La crítica de El Labrador fue tan lapidaria como interesante, pues ponía en evidencia la vistazo sobre el arte de un sector importante de la sociedad Particular. Ay, en presencia de ciertos absurdos no sabemos, a veces, qué cuadra más: si una lástima infinita, un estallido de indignación o una franca carcajada. Si Moya Grau, fuese un dramaturgo que poseyera pero todos los capital de la composición y lograra emplearlos con tacto, diríamos que esa parte de la obra le resultaba muy cachas. Triunfadorí lo sintió el sabido, que a posteriori de haber aplaudido a los actores al principio de la obra, se mostró frío y decepcionado. No podía ocurrir otra cosa frente a aquel contrasentido inaudito, ese término escandaloso del drama de Moya Grau, tan al margen a los principios en que pretendió basar la obra y tan acullá de los objetivos educadores que debe tener toda composición teatral, si desea llenar una finalidad estética y contribuir, indirectamente, al mejoramiento de la sociedad 180. A pesar del duro juicio, la compañía de Luchita Botto y Moya Grau volvería en 1948 con El Noveno Mandamiento 179 No es baladí la comparación entre el radioteatro y las telenovelas, lo que se comprueba en que Arturo Moya Grau, figura central de los radioteatros se convirtió en el principal argumentista y director de teleseries en los primaveras setenta y ochenta.

66 y 67, marzo y abril, Galardón obtenido el año una obra de teatro. Eso fue lo que gatilló mi curiosidad y me vi en la tarea de hinchar a mis padres a que me enviaran a Santiago a ver teatro. Yo veía mucho séptimo arte con ellos, biógrafo se decía, en el Teatro Serrano que quedaba a dos cuadras de nosotros que vivíamos en San Agustín 298. Con sus padres acudía todas las noches al cinematógrafo y en este constante ir se fue nutriendo de lo que veía, pero con su mente de 8 y 9 primaveras no entendía cómo los sujetos salían de la pantalla y aparecían en el escenario en carne y hueso, hasta que en una función de Rigoletto en Santiago lo entendió y se encantó con las artes escénicas. Bancal ese un Melipilla que, en el remembranza de Núñez, luce como un apacible poblado en que la única entretención Cuadro ir a topar una Envés a la plaza y conversar, y para los más osados resistir hasta la estación de ferrocarriles a ver acaecer el tren a Cartagena. En ese entorno de niñez, cuenta que: El Teatro Serrano Cuadro un centro cultural, se hacían beneficios, se hacían sketches, se traían compañíCampeón de Santiago, se hacía la velada bufa, que Cuadro poco muy impresionante. En una oportunidad mi hermano fue favorito rey feo. Lo que se presentó ahí, entre muchas otras cosas, fue poco que Cuadro considerado el espectáculo más exitoso de la radiotelefonía chilena. En vivo y en directo un episodio de Radiotanda, con Adolfo Yankilevich, Sergio Silva, Petronio Romo y, por supuesto, que la Anita González. Aparte del rubor que produjo en Ramón Núñez que su hermano intercambiara jocosas palabras con Anita González, en pleno escenario de la velada bufa de la Fiesta de la Primavera de 1952, su presencia le dejó el pasmado gusto de observar a la

En virtud de lo inicial, las técnicas más adecuadas para un tipo de análisis en este nivel microsociológico de las prácticas y sentidos de los grupos sociales son las relacionadas con la etnografía. Sobre este último aspecto se retornará más adelante. En el apartado previo se mencionaron una serie de posibles causas del mengua de los teatros, las cuales podrían suceder 20 Laclau, Ernesto, Ruptura Populista y Discurso en Labastida, J. & Del Campo, M. (eds.), Hegemonía y Alternativas Políticas, México: Siglo XXI, El concepto de discurso es entendido acá como un metarrelato, es decir, como una idea que va inscrita en toda ejercicio o energía social. 22 Howarth, David, Applying Discourse Theory: the Method of Articulation en Howarth, D. & Torfing, J. (eds.), Discourse Theory in European Politics. Identity, Policy and Governance, Basingstoke, Hampshire; New York, Palgrave Macmillan, Hermenéutica es entendida como la corriente filosófica que se ocupa de la interpretación, pero a la vez como un método de Disección y observación particular de la existencia, en que el intérprete co-crea el texto u objeto interpretado, produciendo, en consecuencia, un desarraigo entre el autor y su discurso innovador. Es secreto, en este sentido, conocer la Teoría de la Interpretación de Ricoeur. Al respecto: Ricoeur, Paul, La Teoría de la Interpretación. Discurso y Excedente de Sentido, sexta publicación, México, Siglo XXI Editores, Desde luego también Gadamer proporciona aspectos claves en la costura hermenéutica, como son, por ejemplo, la noción de que todo individuo está inmerso en una tradición histórica particular, desde la cual observa el mundo, lo que equivale a los denominados prejuicios del observador, pero no deben entenderse en un sentido peyorativo, sino como una condición para la interpretación. Figuraí, estudiar la obra de Gadamer implica comprender esta noción no obstante delineada del efecto de la historia sobre el individuo, también denominada historia efectual (Wirkungsgeschichte) y la fusión de los horizontes de sentido el del lector y el del autor : Gadamer, Hans-Georg, Verdad y Método, vol. I, octava edición, Salamanca, España, Ediciones Sígueme, 1999, pp

Vencedorí la graficó el ejemplar que promocionó el informe La Constitución, titulado Deberes de la mujer cristiana, del Presbítero José Venegas, donde se le enseñaba no sólo a comportarse de acuerdo a los criterios de Cristo, sino todavía como consorte. Según la publicidad, Cuadro repaso indispensable para la mujer católica, sea soltera, casada o viuda 60. No cualquier mujer lo podía descubrir, porque el censo de 1895 daba cuenta que de los habitantes del país, solamente un 32% sabía descubrir y escribir. En estos tiempos de cambio de siglo y en un mundo de hombres, los teatros existentes eran dos: el Teatro Pasatiempo, de un señor de patronímico Puigcerver; y el teatro de Ricardo Cortínez, quien cercano con tener una tienda de diversos productos, aún contaba con dicho recinto de calle Ortúzar. Ningún poseía certificado comercial para tal libranza, y eso era en parte porque estos espacios de pequeñFigura dimensiones eran utilizados esporádicamente. Su actividad se remitía a beneficios organizados por el cura del pueblo, quien traía algunos músicos de Santiago; o por el comerciante Cortínez, simplemente para alcanzar inclinación a una sociedad que se aburría soberanamente, especialmente en los díGanador de otoño e invierno. La primavera y el verano eran más benignos para actividades que se hacían, principalmente, en la Plaza de Armas, rodeando el kiosco sobre el que se instalaban los músicos de la siempre carente de bienes costado municipal. Cinco eran las 60 Por cierto los cánones estéticos de la mujer eran, y serían hasta los primaveras 60, tremendamente estrictos. Una carta de un grupo de mujeres de Melipilla, publicada por El Comercio, el 1 de marzo de 1907, bajo el titulo Disfraz inaceptable, criticaba la vestimenta de una mujer proveniente de otra ciudad, que paseó por la Plaza de Armas con un traje de hombre. La misiva de este Asociación de mujeres se quejaba diciendo: Con este acto, que seguramente meditó mui poco la simpática señorita, se hizo el hazme reír de muchos jóvenes dándoles al mismo tiempo motivo para que nos juzgaran mal a todas aplicándonos calificativos que la delicadeza nos priva de estampar

2 3 Manual de uso y mantención del propietario del sección / Concepto Design La Dehesa Bienvenido a su unidad Imagina. Contiguo con saludarle, ponemos a su disposición el Manual de Uso y Mantención de su área, que contiene información relevante con las instalaciones, equipos y mantenciones que es necesario realizar para lograr una agradable calidad de vida y prolongar la vida útil de su área, protegiendo su inversión. Es importante para el cuidado de su sección que conozca sus características, su comportamiento a lo extenso del tiempo y la forma que puede evitar su menoscabo en forma anticipada. Si no se preocupa de su mantención y cuidado, la batalla del medio ambiente y el uso en el tiempo actúan sobre el inmueble y sus accesorios en forma rápida y nociva. Este manual pretende ser una ayuda para los nuevos propietarios y/o usuarios del inmueble, en temas que a nuestro proceso, son de relevancia, como aspectos generales de la convivencia en comunidad y consejos útiles para resolver problemas comunes, de mantención del área, de su Edificio y de seguridad. Hemos puesto a disposición de la Administración del Condominio los planos de Edificación, instalaciones eléctricas, gas, agua potable, alcantarillado, corrientes débiles, calefacción, defecación de basura y central de agua caliente.

7 Manual de uso y mantención del propietario del unidad / Concepto Design La Dehesa Es importante señalar que cercano con todo lo previo Usted contará con una copia del Reglamento de Copropiedad del Edificio, en el cual se detallan lineamientos, derechos y deberes con respecto a la administración y a la comunidad a la que usted ahora pertenece. 1. GENERALIDADES Su propiedad, de igual forma que las instalaciones y espacios comunes del Edificio cuentan con todos los certificados y requisitos legales aplicables al tesina. Existen algunas recomendaciones generales que deben tenerse presente, y en el caso de modificación de acuerdo a la calidad se requiere permiso del Comité de Sucursal y permiso de obra. 1. Su unidad está formado por una estructura resistente y por tabiques no estructurales. 2. Cualquier modificación interior, debe cumplir con lo que se exija en la Ley y Ordenanzas y debe contar con los permisos municipales que al respecto se requiera, no debiendo en caso alguno alterarse elementos estructurales como muros, vigas, pilares ni losa, entre otros. Como propietario debe conocer tanto en el interior de su departamento como en el exterior, la exacta ubicación y funcionamiento de llaves de paso de agua, sistema de calefacción, tableros generales de electricidad y corrientes débiles, como Vencedorí todavía las víFigura de emergencia; de modo que cuando se produzca un problema relacionado con alguna de las instalaciones Usted sepa cómo actuar. Es imprescindible instruir de esto al resto de los ocupantes del área.

93 en medio de una verdadera batalla legítimo y política. No fue dócil rebelar tamaño edificio. Campeóní queda de manifiesto en la crónica del periódico El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este cine, por razones legales, el sabido comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada individualidad de los espacios que se habían levantado. Si bien el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en díFigura acotados y no de forma permanente. Era el teatro o cinematógrafo, finalmente, un negocio y podía funcionar correctamente, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del imán que presentaba el cinematógrafo mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un punto de mayor envergadura. Toda la decenio de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el recinto del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La explosión de cultura popular Cuadro creciente y la pequeña ciudad no era ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la lozanía en indagación de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Individuo de los medios para conectarse con ese mundo Bancal la revista de cine Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación rozagante que por largo tiempo fue la más comprada del país.

Gastón Guzmán, singular de los integrantes originales del conjunto Quelentaro, recuerda que: Cuando nosotros participamos sacamos el primer sitio, porque presentamos poco nuevo que fue un invento mío y rompimos con todo. Lo que nosotros hicimos fueron canciones con relato hablado y eso no existía en Ají y nos llevó a tocar en todo Chile. Cuando tocábamos se llenaba, nuestra presentación en ese concurso marcó a fuego a Melipilla y luego la música en el país. Desde su óptica, el folklore que se interpretaba en esa época era: De un idioma tradicional criollista donde las cosas eran más antiguas que nosotros, por eso pusimos una temática flagrante y social en el canto. Hasta entonces se cantaba Chicha de Curacaví, Arbolitos Perfumados, cosas que no coincidían con la existencia que vivíamos. Nosotros pusimos la sinceridad y eso produjo algarabía. Hacíamos caricatura del Servicio de Seguro Obrero, de la comercialización de la homicidio que hacía la Iglesia Católica. Así, los primaveras sesenta en el Serrano eran una instancia para la diferencia de voces y la consolidación de la crítica social. En 1964 Melipilla Bancal escenario principal de espectáculos contundentes, informante de la voz de Arturo Millán, quien para el 3 de junio de ese año, día de su comportamiento, no obstante había obtenido el primer lado en el reputado festival de Benidorm, España, y Bancal anunciado próximo a Los Hermanos Campos, Fuego Eliana y Carlos Helo, entre otros. Tres meses más tarde el impacto sería 207 El Labrador, 17 de enero de

108 en la Plaza de Armas, donde pincha el enlace se podía ver el educación de los menores. Griselda Moreno, recuerda que: Teníamos que ir a todas las clases de folklore que hacía el conjunto de la Municipalidad, con el Nano Ruiz, la Alicia, Manuel Carrasca. Las hacían en el colegio porque éramos niñitas de las monjas y no podíamos salir. Después hacían grandes actos. Se exacerbaba el folklore y no habían cuecas choras, las cuecas que se bailaban eran cuecas de salón y exacerbando el tema nacionalista mediante las actividades que hacía el colegio. Bancal todo muy nacionalista. El folklore tuvo apoyo en Melipilla como nunca antes. La canción Canto a Melipilla pudo ser grabada en estudios santiaguinos, gracias al apoyo del corregidor designado Eduardo Morales 246. Un ejemplo de esto es que dos primaveras más tarde se creó el Primer Festival Folklórico, bajo el mando de Nelson Retamales. Organizado por el municipio y la Dirección Departamental de Educación de Melipilla los días 15, 16, 17 y 18 de septiembre, se congregaron escuelas de la zona en el marco de un satisfecho total y con la presencia de las cámaras de Canal 13. Esta oportunidad, el lugar estimado no fue el Palace, sino el pabellón Alberto González, que tenía mejores accesos, más espacio para ejecutar las danzas y no necesariamente un peor sonido. La empresa Soinca también aportaba en esta corriente con el Festival Melipilla Canta con Melipilla de 1976, patrocinado por el Cuerpo de Bomberos y la Gobernación de Melipilla, que durante seis díVencedor dirimió entre las mejores canciones del tipo folklórico e internacional. Las fiestas de la primavera, que 246 El Labrador, 22 de septiembre de prosiguieron a cargo de la Secretaría Doméstico de la Juventud, todavía disfrutaron el folklore como hito permanente.

Un tercero, y donde sí sumaría caudal el afligido Francione, fue con el apertura del catch Vencedor catch Perro, novedoso sistema de peleas en un cuadrilátero donde se ocupaban manos, piernas, cabecera y cuerdas, satisfecho de histrionismo y excentricidad, que luego se chilenizó con el apelativo más coloquial de cachacascán. Eran luchas libres no exentas de arreglos y plagadas de personajes míticos y provenientes de los cinco continentes, quienes en la Indeterminación del 26 de septiembre de 1942, y en presencia de 650 enfervorizados espectadores, desplegaron sus tánganas, saltos y golpes sonoros. Así reportó El Labrador los nombres y nacionalidades de los luchadores: Humberto Cabrera (chileno), Dino Altamira (argentino), Prago Dulk (tacaño), Marcelo Castell (francés), Von Oji (germánico), Menor Belagosky (ruso), Renato Briones (chileno) y Ben Taylor (inglés) 167. El cachacascán seguiría presente en las siguientes décadas con ingreso concurrencia de público. Allí de la parafernalia de los combates, el cuarto hito que anotó la Sucursal de Francione fue una entrevista de las más importantes que en términos de figuras estelares tuvo Melipilla. Pedro Vargas, cero menos que el tenor, cantante popular y actor mexicano, cantó el 8 de agosto de 1941 en el Teatro Serrano con la estampa que lo convertiría en unidad de los íconos de la Civilización latinoamericana del siglo XX y una sino consular para la canción continental. A la vencimiento, el Ruiseñor de las Américas tenía 35 abriles y cinco películas filmadas. El quinto acaecería en díCampeón en que Melipilla se autoproclamaba como un posible Hollywood. Suena extraño, pero es cier- 166 El Labrador, 31 de diciembre de El Labrador, 27 de septiembre de

75 Tanto Bancal el fervor de la ciudadanía melipillana por el teatro en esos abriles, que para el domingo 9 de agosto de 1953 el Ateneo presentaba su primera obra: El traidor, de Santiago del Campo. El director del montaje Bancal Archibaldo Larenas, por ese entonces estudiante del Teatro Real de la Universidad de Pimiento, profesor de mecánica de la Escuela Industrial de Melipilla y figura clave en la ciudad, al hacerse cargo en forma permanente de la agrupación teatral ateneísta. Los protagonistas de la representación fueron Germán Morales como el prefecto, Enrique Inostroza como el secretario y Víctor Marín en el papel del presidente. Archibaldo Larenas recuerda Ganadorí esta época: Un día empezamos a conversar con Víctor Marín y me dijo que él estaba estructurando el Ateneo, porque hay que afirmar que fue él quien lo creó, el motor ( ) luego no hay personas Triunfadorí como él, dedicadas a la cultura. Yo le dije que me encantaría hacer un taller de teatro. Y bueno, hagámoslo, me respondió. Y lo hicimos. En total hice cuatro obras con el Ateneo. Le propuse que la primera fuera una obra de dos actores. A él le encantaba ser actor y no Cuadro malo, Bancal bueno, lo malo es que seseaba un poco, pero qué más le puedes pedir. Entonces agarramos una obra de un acto de Santiago del Campo y la montamos en el teatro de la Escuela 1. Eran dos personajes e introduje un tercer personaje. Causó un impacto excelso Vaya que les gustó la obra! Y yo que la encontraba aburrida. Empezamos con obras que no importaba que fueran aburridas, porque las hacíamos como parte de un estudio que luego empezó a redondearse. Los chiquillos se empezaron a entusiasmar y se consiguieron la sala.

A querella de González y Rolle, ello ocurre con tres condiciones 14. Y el teatro a comienzos de siglo al menos cumple dos: la de profesionalización del actor y el creciente aumento de la ofrecimiento cultural. Vinculado a ello, y gracias a esta incipiente masificación, el teatro se convierte en el contenedor de los fenómenos culturales del mundo, lo cual significaba la máxima conexión con lo que acontecía fuera de los horizontes del país, en términos de insu- 11 En este sentido, Hardoy y Aranovich al estudiar la ciudad saco mencionan que la entrada de un teatro puede ser entendida como un servicio cultural llegado el siglo XVII, que a pleito de nosotros se convierte, posteriormente, en un requisito de urbanidad. Vencedorí, Hardoy y Aranovich mencionan que: Gradualmente fueron introducidas en las ciudades coloniales costumbres y medios característicos de las sociedades cultas españolas y europeas. Las representaciones teatrales y torneos de postas, la lectura de libros importados y la impresión de libros en América, la publicación de hojas con información y luego periódicos y diarios, constituyeron manifestaciones culturales de la sociedad colonial. Algunas populares, como el teatro, otras más seleccionadas como la posesión de la biblioteca, pero de todos modos prácticamente las únicas durante los siglos XVII y XVIII. Al respecto: Hardoy, J. & Aranovich, C., Escalas y funciones urbanas de la América Española cerca de Un Entrenamiento metodológico en De Solano, F. (coord.), Estudios sobre la ciudad Iberoamericana, Madrid, C.I.S.C., Aunque, tal como afirman González y Rolle, también lo serán por el circo (op. cit. González & Rolle, pp ) y por el kiosco de la plaza pública donde emergían las bandas (op. cit. González & Rolle, pp. 274 y ss.). 13 Op. cit. González & Rolle, p Op. cit. González & Rolle, p La restante de las 3 condiciones es la de nuevas facilidades de reproducción sonora

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *